Megaelecciones, Venezuela rechaza injerencismo de Josep Borrell que viola el acuerdo con el CNE

por | 11 octubre, 2021

Venezuela exigió este domingo “disculpas” a Josep Borrell, Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, quien dijo que la legitimidad de las megaelecciones de noviembre dependerá del informe de la misión de observadores del bloque.

“Han pasado más de 48 horas de esa infausta declaración y hasta la fecha no hay ninguna respuesta, por lo tanto yo acabo de instruir se solicite que públicamente haya una explicación, no solo una explicación, sino que haya una disculpa al pueblo de Venezuela”, dijo Pedro Calzadilla, presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE). “Borrell no solo ha dicho que esa misión viene a apoyar a una fracción política de las que está en juego en Venezuela, sino que la legitimidad de las elecciones dependen del informe que ellos emitan“, expresó.

En la misma tónica, los cinco rectores del Consejo Nacional Electoral afirmaron en un comunicado conjunto que las declaraciones de Borrell comprometen seriamente el acuerdo firmado la semana pasada con el nuevo jefe de la delegación de la UE en Caracas, Rafael Dochao. “En sus palabras, el señor Borrell aseguró que la Misión de Observación de la Unión Europea vendrá al país a acompañar a una parcialidad política y que será esta misión de observación la que califique la legitimidad de nuestro proceso electoral”, dice el comunicado, donde se señala además que el CNE pedirá explicaciones por las declaraciones de Borrell al recién llegado encargado de negocios de Bruselas.

Según el comunicado, las palabras de Borrell violan el punto 4 del acuerdo firmado entre el CNE y la Delegación de la UE en Venezuela, en el que se compromete a mantener una “estricta conducta de imparcialidad, objetividad y no injerencia en el proceso electoral”.

Por su parte, el presidente del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), Nicanor Moscoso, comentó durante la jornada que los veedores internacionales no pueden ser “árbitros” de los procesos electorales y sólo pueden testificar lo que se ha hecho. “Los observadores consideramos que lo único que no podemos hacer es pensar que somos árbitros o que somos jueces de los procesos electorales de ninguno de nuestros países”, apuntó.

El secretario general del partido opositor Acción Democrática, Bernabé Gutiérrez, enfatizó que “a Venezuela pueden venir, ojalá vengan, la Unión Europea y observadores del mundo, pero no a jugar un papel injerencista“.

Jorge Rodríguez, jefe de la delegación que representa al gobierno de Maduro las negociaciones en México, también fustigó los comentarios de Borrell. “Si no es capaz de respetar mínimamente y con algo de decencia el acuerdo que usted mismo firmó con el Poder Electoral, la verdad es que mejor y no vengan”.

Dos días antes, a través de un comunicado difundido a través de su Cancillería, Venezuela rechazó de manera categórica las declaraciones emitidas por el jefe de la diplomacia europea, en la que señala que la Misión de Observación Electoral de la UE desplegada en el país para las Megaelecciones del 21 de noviembre  tienen como propósito “acompañar a la oposición política del país”. Destacó que las “declaraciones revelan las pretensiones de utilizar la Misión de Observación Electoral de la UE en beneficio de una parcialidad política” y que una vez más la UE “parece no entender bien el papel en el marco del proceso político venezolano, perdiendo la oportunidad de situarse como un actor respetable, imparcial e independiente”. La observación electoral “deriva de las competencias constitucionales y legales del Poder Electoral en estricto apego a los principios de autodeterminación, soberanía, autodeterminación e independencia del Estado venezolano”.

 

A continuación texto íntegro del comunicado emitido por la Cancillería de Venezuela:

La República Bolivariana de Venezuela rechaza de manera categórica las declaraciones del Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, formuladas el 08 de octubre de 2021, en las que señala que la Misión de Observación Electoral (MOE) de la Unión Europea desplegada en Venezuela, para el venidero proceso electoral 21 de noviembre, tiene como objetivo acompañar a la oposición política del país que hará parte en las elecciones y que lo que “legitimará o deslegitimará” el proceso electoral, será el informe que arroje esa Misión.

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza enérgicamente estas declaraciones que revelan la pretensión injerencista de utilizar la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea en beneficio de una parcialidad política, en detrimento de lo establecido en el Acuerdo suscrito entre el Consejo Nacional Electoral de la República Bolivariana de Venezuela y la Delegación de la Unión Europea en el país, y en franca violación al Derecho Internacional.

Una vez más, la Unión Europea parece no entender bien su papel en el marco del proceso político venezolano, perdiendo la oportunidad de situarse como un actor respetable, imparcial e independiente, para posicionarse como una pieza política subordinada a la política exterior estadounidense, y de algunos sectores de la extrema derecha, que pretenden socavar el proceso electoral y democrático venezolano.

La República Bolivariana de Venezuela ratifica que no aceptará injerencismo alguno, y que una Misión de Observación electoral con las características descritas por el Señor Borrel, no será aceptada por nuestro país. La legalidad y legitimidad del proceso electoral venezolano no depende, ni dependerá, de ningún actor extranjero, sino estrictamente en la soberanía popular, tal como contempla nuestra Constitución Nacional .

La República Bolivariana de Venezuela exige a los Representantes de la Unión Europea a abstenerse de manipular políticamente la Misión de Observación Electoral, y a esta, a mantener una estricta conducta de imparcialidad, objetividad, independencia y no injerencia en el proceso electoral venezolano en aras de preservar el debido y legal relacionamiento.

Caracas, 08 de octubre de 2021