Más de 150 organizaciones DDHH y movimientos sociales piden el cese del bloqueo contra Venezuela para superar amenaza del Covid-19. Se suman Fundalatin, Servicio Mundial de Iglesias, CSA, CSI y científicos venezolanos

por | 25 marzo, 2020

Al confirmarse nuevos casos de Coronavirus (Covid-19) en los estados Lara, Miranda y Guárico, así como en el Archipiélago Los Roques y Distrito Capital, el total de contagios en Venezuela ascendió a 91.

Ante esta situación, las más diferentes organizaciones están pidiendo el cese immediato de las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos contra el pueblo venezolano. Por su parte, el Presidente Nicolás Maduro aseveró que «debe ser un clamor nacional que se levanten todas las sanciones impuestas por la administración del Gobierno de Estados Unidos contra Venezuela».

Subrayó el Mandatario que hoy en día existe “una consciencia mundial que se ha venido levantando contra el bloqueo y las sanciones criminales” que se ciernen para atacar a Venezuela y, en este particular señaló: “Vamos a continuar hasta que se levanten todos los bloqueos y las sanciones por lo menos durante la etapa de la pandemia del Coronavirus (Covid-19)”.

 

Más de 150 organizaciones de ddhh y movimientos sociales del mundo exigen el cese del bloqueo

Más de 150 organizaciones de derechos humanos y movimientos sociales de todo el mundo frente a la pandemia mundial del Covid-19, exigen el inmediato cese del bloqueo económico contra el pueblo de Venezuela, el cual produce una violación grave y masiva de sus derechos humanos.

Las organizaciones señalan que en el actual escenario, la pandemia del virus Covid-19  amenaza la vida y salud de la población, que se pueden incrementar sustancialmente con el mantenimiento de las medidas coercitivas unilaterales, ya que impiden al Estado venezolano emplear sus recursos bloqueados por la banca privada internacional, que se estiman en más de 7.000.000.000,00 de Euros, para prevenir la expansión de este virus y atender a la población.

Señalan como ejemplo para el mundo, la solidaridad internacional de los pueblos y gobiernos de Cuba, China y Rusia, quienes han ofrecido y brindado al pueblo venezolano y al mundo entero, medicinas, insumos y personal de salud para prevenir y atender esta emergencia.

Por último, ante la pandemia declarada por la propagación del virus Covid-19 en el mundo, se exige al gobierno de EE.UU. y a la Unión Europea el cese inmediato del bloqueo económico, financiero y comercial contra Venezuela, para favorecer la aplicación oportuna y eficiente de mecanismos de prevención y atención a la población.

Lee el comunicado completo: http://mppre.gob.ve/wp-content/uploads/2020/03/COMUNICADO-DE-CESE-DEL-BLOQUEO-CONTRA-VENEZUELA.pdf

 

Fundalatin pidió a Michelle Bachelet el fin del bloqueo

La Fundación Latinoaméricana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Fundalatin) solicitó a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exigir al Gobierno de los Estados Unidos cesar el bloqueo económico y financiero que ha impuesto ilegalmente al país, a fin de poder comprar las medicinas e insumos médicos necesarios para la prevención y contención del Coronavirus. 

Mediante una comunicación, la presidenta de Fundalatin, María Eugenia Russián, denunció que, “en medio de esta pandemia global, el Gobierno de los Estados Unidos continúa la persecución financiera contra Venezuela e impide que las empresas farmacéuticas vendan materia prima y medicamentos al país por temor a ser ‘sancionados’ por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Es una flagrante violación del derecho a la salud y del derecho a la vida de toda la población”, reza la misiva.

Asimismo, Fundalatin  pidió a Bachelet que realice un llamado al Gobierno estadounidense “a que autorice a la línea aérea Conviasa a realizar las operaciones necesarias en su territorio para la repatriación humanitaria de los venezolanos y venezolanas que se encuentran en Estados Unidos afectados por la pandemia del Covid-19, los cuales necesitan de nuestra ayuda”.

 

Servicio Mundial de Iglesias pidió levantamiento de sanciones contra Venezuela, Cuba e Irán

El Servicio Mundial de Iglesias llamó al levantamiento inmediato y total de las sanciones de EE.UU. contra países como Venezuela,  Irán y Cuba, las que impactan en sus sectores de salud.

La institución religiosa emitió un comunicado mediante el cual se expresó a favor del levantamiento inmediato de las restricciones económicas y de intercambio comercial, impuestas unilateralmente por la administración de Donald Trump. Estas medidas coercitivas resultan actos violatorios del derecho internacional, cuyo impacto es mucho más visible en estos momentos, cuando se hace necesaria la adquisición de productos médicos y farmacéuticos fuera de frontera que permitan enfrentar el Covid-19.

Las sanciones implícitas en los bloqueos impuestos a estos países, «aumentan la dificultad de esos países para proteger a sus poblaciones de la pandemia de la Covid-19 y evitar futuras transmisiones globales», según expresó la organización humanitaria fundada en 1946 que propone transformar comunidades de todo el mundo con respuestas justas y sostenibles al hambre, pobreza, desplazamiento y desastres.

El texto recuerda que los territorios bloqueados por EE.UU., Irán, Venezuela y Cuba, también se encuentran afectados en estos momentos por el coronavirus y sus sistemas de salud, en plena coordinación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), realizan grandes esfuerzos para controlar la propagación del virus, por lo que necesitan de la ayuda internacional para fortalecer sus estrategias de control epidemiológico.

 

CSA y CSI llaman al levantamiento de sanciones contra Venezuela

La Confederación Sindical de trabajadores y trabajadoras de las Américas (CSA) y la Confederación Sindical Internacional (CSI), que representan a más de 55 millones de trabajadores/as en el continente, expresa su profunda preocupación ante el escenario complejo que debe enfrentar la República Bolivariana de Venezuela por la propagación de la pandemia del Covid-19 y la aplicación de medidas coercitivas unilaterales que afecta de manera considerable al sector salud.

De esta manera, ambas condeferaciones hacen un llamado al gobierno de Estados Unidos para que cese la aplicación de tales medidas violatorias de derechos humanos,y que dificultan las labores de despistaje y lucha contra esta pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud.

 

Científicos exigen a EEUU quitar sanciones contra Venezuela

Investigadores de centros científicos públicos del país exigen al gobierno de Donald Trump levantar las «criminales e inhumanas» medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela, en medio de la pandemia COVID-19.

«Las “sanciones” de por sí provocan sufrimiento a los pueblos; pero, en una crisis global como la que vivimos, pudieran ser letales, al estar restringida la importación de medicinas, equipos e insumos médicos, alimentos», reza el comunicado.

 

He aquí el texto íntegro de la declaratoria:

El capitalismo, hoy, muestra su cara más perversa con un sistema neoliberal que decide quién vive y quién no, en medio de una crisis sanitaria mundial agudizada por el brote de COVID-19. La decisión mercantilista de sentenciar a muerte y privar de sus derechos humanos a personas de la tercera edad viene a confirmar la urgencia y la necesidad real de decir basta a la violencia y la opresión de un modelo civilizatorio que destruye la vida y ha provocado una crisis planetaria, por su hambre de riquezas.

Bajo el paraguas del capitalismo, intentan hacernos creer que el coronavirus es la causa del problema que, hoy, padecemos en el mundo, cuando está claro que lo que hay detrás de esta crisis es una variante del patrón neoliberal y su flujo de destrucción.

Es lamentable ver cómo, frente a las alarmantes cifras de esta pandemia, algunos países prefieren priorizar el dinero por encima de la vida. ¡No les importa la existencia de la gente que no puede pagar la salud, tampoco les interesa cortar las cadenas de transmisión del virus! Es la expresión de un sistema capitalista de muerte que ha ocupado todos los espacios.

En medio de este escenario y con un cerco imperial asfixiante, la República Bolivariana de Venezuela debe maniobrar para proteger la salud y la vida del pueblo, tras la confirmación de los primeros casos de la COVID-19. Es un esfuerzo extraordinario, sin precedentes, ¡y vaya que hemos vivido dificultades!

El Gobierno de los Estados Unidos de América insiste en mantener medidas que ya no solo atentan contra el pueblo de Venezuela, sino contra toda la humanidad.

Es injusto, inhumano e inadmisible que el Gobierno de EE. UU. mantenga medidas coercitivas unilaterales, como acción de guerra, para presionar a otros Gobiernos a someterse a sus intereses imperiales, mediante el sufrimiento inducido de los pueblos.

Las «sanciones» son un crimen de lesa humanidad, que viola, de manera flagrante, el derecho internacional.

Venezuela cuenta con profesionales, altamente calificados, que estamos comprometidos y trabajamos con mística para enfrentar la COVID-19. Lamentablemente, EE. UU. mantiene medidas ilegales que hacen más difícil nuestro trabajo de investigación científica para atender al pueblo venezolano.

Nuestro país tiene investigadores, de reconocida experiencia nacional e internacional, con una capacidad importante de indagación e innovación científica en inmunología, virología, epidemiología, tratamiento de infecciones; que se ha visto afectada por la falta de una serie de reactivos y otros insumos, cuya adquisición ha sido imposible a consecuencia de las medidas coercitivas impuestas por la administración de Trump a nuestro país, y su persecución incesante contra el pueblo venezolano.

Si EE. UU. levantara, hoy, el criminal bloqueo contra Venezuela, tendríamos mayores oportunidades y mejores condiciones para atender a la población, así como para estudiar el comportamiento del virus en nuestro país, y evitar un mayor esparcimiento de la pandemia.

Las «sanciones» de por sí provocan sufrimiento a los pueblos; pero, en una crisis global como la que vivimos, pudieran ser letales, al estar restringida la importación de medicinas, equipos e insumos médicos, alimentos.

Considerando lo expuesto y en virtud de la cuarentena social, total y voluntaria, que ha asumido responsablemente el pueblo junto al Gobierno en todo el territorio nacional, como medida de prevención y contención del coronavirus, exigimos, de manera decisiva y determinante, a EE. UU. que levante las medidas coercitivas contra Venezuela, y pare la violación de los derechos fundamentales de los pueblos, y del derecho internacional en general.

Asimismo, expresamos nuestro rotundo respaldo a las medidas de prevención, atención y control del coronavirus, establecidas por el Gobierno Bolivariano —liderado por el presidente legítimo de la República, Nicolás Maduro Moros—, por tener un sustento científico y un soporte en tecnologías apropiadas y apropiables localmente; además, por contar con el apoyo de especialistas, centros de investigación y de salud del país, así como con la colaboración de otros países hermanos.

Valoramos, especialmente, la conciencia humanista del Gobierno nacional demostrada frente a la crisis, al asumir que primero que la riqueza están la vida y la responsabilidad de proteger a la gente con un sistema público de salud colectiva.

Reiteramos nuestra disposición a continuar en la búsqueda de conocimientos para el bienestar de los pueblos, así como para avanzar en la construcción de un nuevo modelo civilizatorio más justo y más humano para la liberación definitiva de los pueblos del esquema del capitalismo neoliberal.

Polo Científico Público de Venezuela

Caracas, 24 de marzo de 2020.