MNOAL | Intervención del ministro Carlos Alvarado en respuesta al COVID-19

por | 21 mayo, 2020

Excelentísimos ministros y ministras, reciban un cordial saludo de parte del pueblo y Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

Nuestro país manifiesta el respaldo pleno a la declaración del ministro de Salud de Azerbaiyán en la Asamblea Mundial de la Salud en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

Venezuela ha venido haciendo grandes esfuerzos en los últimos meses para desarrollar un Plan de Promoción de la Salud y Prevención del COVID-19 y de atención integral a casos sospechosos y confirmados. Hemos tomados decisiones tempranas para mantener una curva epidémica aplanada con una baja morbilidad y mortalidad. Las cifras lo demuestran, morbilidad de 23 casos por millón, mortalidad de 0,3 casos por millón, letalidad de 1,34%; el 98% de nuestros casos han sido asintomáticos o con cuadros clínicos leves.

Sin embargo, en los últimos días hemos observado con preocupación un aumento importante de casos importados procedentes de Colombia, Brasil, Perú, Ecuador y Chile; miles de venezolanos que estaban en esos países y están retornando a Venezuela al no encontrar protección social ni de salud. Cerca del 85% de los nuevos casos vienen de esos países hermanos.

Para atender la pandemia, en Venezuela se creó una Comisión Presidencial dirigida por el propio Presidente de la República Nicolás Maduro Moros.

El Plan se desarrolló en dos fases. La primera, antes de la aparición de casos, en la que se lanzó la campaña masiva de prevención de enfermedades de transmisión aérea y el lavado de manos, se elaboró el flujograma de decisiones, se fortaleció la vigilancia epidemiológica en centros de salud y pasos fronterizos, se identificaron y prepararon establecimientos de salud, se elaboró el protocolo de tratamiento y se capacitó al personal; todos sabían lo que tenían que hacer.

Y una segunda fase, cuando aparecieron los 2 primeros casos, el 13 de marzo, en la que se declaró la emergencia sanitaria y se tomaron medidas drásticas y rápidas: cuarentena social masiva y voluntaria, uso de mascarilla, distanciamiento social, prohibición de concentraciones, suspensión de actividades académicas y laborales, despistaje masivo y personalizado a través de una encuesta masiva de morbilidad respondida de forma electrónica, búsqueda activa de casos y contactos casa por casa y el acceso gratuito a pruebas diagnósticas masivas, profilaxis y tratamiento; igualmente se aumentó la capacidad de hospitalización y terapia intensiva en acuerdo con el sector privado de la salud y el sector hotelero.

También hemos protegido a las familias en cuarentena a través de subsidios económicos directos, bolsas de alimentación y el pago temporal de las nóminas de la pequeña y mediana empresa privada.

Todas estas acciones las hemos realizado dentro de grandes dificultades económicas. Es necesario reiterar nuestra denuncia sobre el crimen que se comete contra el pueblo venezolano a través de las medidas coercitivas unilaterales e ilegales con las que han secuestrado a nuestro pueblo más de 30 mil millones de dólares; a Venezuela le han congelado todas las cuentas bancarias en Estados Unidos y Europa; generando dificultades para el acceso a alimentos y medicinas. A esto se le suma un nuevo intento de desestabilización política y social, un nuevo intento de golpe de Estado en plena pandemia, con participación del Gobierno norteamericano.

Nuestro Presidente ha insistido en reiteradas oportunidades, en hacer un llamado al cese de todos los conflictos y lograr un acuerdo mundial para alcanzar la paz. No puede haber salud si no hay paz.

Reiteramos la solicitud hecha por el Presidente Maduro de crear un consejo de especialistas del MNOAL para compartir experiencias, desarrollar investigaciones y garantizar el acceso universal a vacunas y tratamientos contra esta terrible enfermedad.

Agradecemos la cooperación humanitaria y solidaria de la OMS/OPS y el Sistema de Naciones Unidas, China, Rusia, Cuba, Irán y otras organizaciones internacionales.

Solo con la acción conjunta de todos los países, el respeto común y la solidaridad internacional, podemos garantizar el éxito en la batalla contra esta pandemia que tantas vidas ha costado a la humanidad en solo 4 meses.

Muchas gracias señor presidente.