Gobierno de Venezuela rechaza “infame” activación de tratado de defensa TIAR

por | 12 septiembre, 2019

Aunque Venezuela no está en el TIAR ni en la OEA, desde ese organismo se aprobó en su contra un instrumento de intervención hecho históricamente a la medida de Estados Unidos. Al menos 12 países de gobiernos alineados a los intereses de Estados Unidos aprobaron la ilegal activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) contra Venezuela; también llamado Tratado de Río, es un acuerdo que ha tenido un rol estelar en las invasiones militares, masacres y asfixias económicas en América Latina.

¿Cómo llega el TIAR a la trama de Venezuela?

En 2019 la oposición nacional e internacional han sumado esfuerzos de distintos tipos contra el gobierno de Nicolás Maduro, haciendo honor a las palabras de Donald Trump: «Todas las opciones están sobre la mesa». Sanciones económicas, violación a la soberanía, promoción del paramilitarismo, un bloqueo total y amenazas por montón han sido parte de los constantes ataques contra Venezuela este año. El TIAR es el nuevo capítulo.

En julio, el diputado opositor Juan Guaidó, autoproclamado presidente interino y ejecutor de Washington, anunció que se buscaría la intervención mediante el TIAR. En septiembre fue aprobado en la Organización de Estados Americanos (OEA), un ente al que Venezuela no pertenece, la aplicación del TIAR, un tratado que Venezuela abandonó en 2013. Venezuela aparece como firmante de esta petición con la representación de Guaidó, presidente de una Asamblea Nacional en desacato, cuyas decisiones carecen de validez desde 2016. Guaidó es reconocido como presidente interino por Estados Unidos, lo que le ha permitido no solo firmar tratados para una intervención militar, sino también ceder los recursos de Venezuela, como en el caso de PDVSA y Citgo.

¿En qué casos ha sido aplicado el TIAR?

El TIAR se ha usado históricamente para legitimar las intervenciones militares a la medida de Estados Unidos y, en teoría, supone el compromiso de defensa colectiva a favor de uno de los países firmantes, si otro lo atacara de forma armada. La aplicación del TIAR rememora invasiones militares y masacres contra los pueblos de países que, paradójicamente, algunos ahora apoyan que se use ese mecanismo contra Venezuela:

Guatemala 1954
Cuba 1961
República Dominicana 1965
Granada 1983
Panamá 1989

Los medios internacionales de derecha citan con regularidad solo dos ejemplos del uso del TIAR: Las Malvinas y el ataque a las Torres Gemelas. Sin embargo, en la guerra de Las Malvinas se votó por apoyar a Argentina, pero Estados Unidos se negó y apoyó a Reino Unido.

¿Qué contempla la aplicación del TIAR?

La aplicación del TIAR no lleva directamente a la intervención militar, sino a una serie de medidas progresivas de asfixia contra el Estado y que ampliarían el bloqueo que ya existe. Por ejemplo: la ruptura de relaciones diplomáticas y consulares, la ruptura o interrupción de las relaciones económicas, la interrrupción total o parcial de las telecomunicaciones y, finalmente, la fuerza armada. Algunas de esas medidas están relacionadas directamente con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, organismo que reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela.

¿Quiénes están de acuerdo y quiénes no?

En la votación en la OEA hubo 12 votos a favor, mientras que otros 5 países se abstuvieron: Perú, Panamá, Trinidad y Tobago, Costa Rica y Uruguay. Países como México y Cuba, aunque no forman parte del TIAR han expresado preocupación de que se use este mecanismo de intervención en los países contra Venezuela.

 ¿Está incorporada Venezuela al TIAR?

No. Según el artículo 236 de la Constitución solo el presidente puede dirigir ese tipo de relaciones exteriores y ratificar los tratados. Por otra parte, la Asamblea Nacional se encuentra en desacato desde 2016 y sus decisiones no tienen validez. El tratado está firmado por los países de la OEA y Venezuela, no está en la OEA ni adherida al tratado.

La respuesta del Gobierno de Venezuela:

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechazó de manera contundente, a través de un comunicado, la invocación del TIAR contra el país. Dejó en claro que Venezuela «no acepta ni reconoce ninguna obligación derivada de este Tratado, vergonzosa herencia del neocolonialismo en América Latina y el Caribe».

Aquí el comunicado completo:

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela denuncia de manera categórica ante la comunidad internacional y los pueblos del mundo la infame decisión de un pequeño grupo de Gobiernos de la región que, alineados a los intereses del Gobierno supremacista de los Estados Unidos, invocaron la activación de un nefasto instrumento de la historia de nuestro continente como es el caso del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). 

Es necesario recordar que el TIAR fue impuesto a nuestra región por Estados Unidos en el marco de la Guerra Fría, y su propósito fue legitimar intervenciones militares en América Latina por razones ideológicas. Así sucedió en Guatemala en 1954, en Cuba en 1961, en República Dominicana en 1965, en Granada en 1983 y en Panamá en 1989. También es importante resaltar que, cuando existió una verdadera agresión de una potencia extra continental contra un país latinoamericano, como es el caso de Argentina en 1982 por parte del Reino Unido, los Estados Unidos traicionaron al continente y obviaron su activación, alineándose con su socio de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Resulta doloroso que países que fueron invadidos por tropas estadounidenses y cuyos pueblos fueron masacrados en aplicación del TIAR, hoy avalen un crimen semejante contra un país hermano, en una sesión del Consejo Permanente de la OEA a todas luces írrita y nula. Será la historia y los pueblos de la Patria Grande los que se encarguen de juzgar esta indigna actitud.

El 14 de mayo de 2013, el Estado venezolano denunció el infame instrumento imperial y junto a otros países de nuestra región se desvinculó para siempre del mismo. Por esta razón la República Bolivariana de Venezuela no acepta ni reconoce ninguna obligación derivada de este Tratado, vergonzosa herencia del neocolonialismo en América Latina y el Caribe.

La República Bolivariana de Venezuela hace un sentido llamado a los países y pueblos de la región, a rechazar firmemente las pretensiones de este pequeño grupo de países que desde el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) amenazan la paz e integridad de Venezuela y de todo el continente.

Venezuela seguirá apegada a los principios de la Carta de las Naciones Unidas, el respeto del derecho internacional, la práctica del multilateralismo y la diplomacia de paz, y en la búsqueda del diálogo en medio de la diversidad, la convivencia y el bienestar de nuestros pueblos.

Caracas, 11 de septiembre de 2019