Gobierno Bolivariano solicitó al Ministerio Público investigar a Juan Guaidó por planificar entrega del Esequibo

por | 6 septiembre, 2019

La vicepresidenta Ejecutiva de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, solicitó al Ministerio Público (MP) emprender una investigación exhaustiva contra el diputado a la Asamblea Nacional en desacato, Juan Guaidó, por estar presuntamente implicado en planes para entregar al Esequibo venezolano a intereses extranjeros.

En la rueda de prensa, compartió un audio con una conversación entre Vanessa Neumann, representante del diputado opositor en el Reino Unido, y Manuel Avendaño, asesor externo de Guaidó, donde la mujer explica que el Ministerio de Relaciones Exteriores británico no les dará apoyo si se pronuncian sobre el tema del Esequibo, una zona en disputa entre Venezuela y Guyana que posee áreas marítimas y territoriales con importantes recursos naturales. En este sentido, Rodríguez acusó al parlamentario opositor de querer entregar el territorio en disputa a la petrolera estadounidense ExxonMobil y a otras empresas transnacionales.

“Esperamos que Ministerio Público y que la Fiscalía General de la República actúen contra los miembros de esta organización criminal transnacional”, expresó en declaraciones ofrecidas desde la Vicepresidencia en Caracas.

Acompañada por el ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, y el comandante general de la Armada Bolivariana, Giuseppe Alessandrello, la Vicepresidenta Ejecutiva destacó que “el Esequibo es de Venezuela y Venezuela mantiene y mantendrá su posición histórica de defensa sobre los legítimos derechos sobre el territorio Esequibo”. Asimismo, Rodríguez denunció que esta banda criminal que pretende desconocer la historia de Venezuela, es la misma que pretende vulnerar la soberanía territorial de la Patria.

“El pueblo venezolano sabe lo que está enfrentando y por eso jamás gozarán del amor de nuestro pueblo ni de la voluntad de reconocerlos como autoridad legítima”, expresó.

A su vez, manifestó que el Gobierno Bolivariano y el pueblo venezolano seguirán defendiendo, en todas las instancias, los intereses de la Patria y el derecho legítimo al territorio Esequibo.

Pdte. Maduro: «Quieren partir el país en pedazos y repartirse las riquezas»

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció  que el diputado opositor Juan Guaidó pretende entregar el territorio del Esequibo, en disputa territorial con Guyana, para que intereses foráneos puedan «partir el país en 20 pedazos y repartirse las riquezas».

«Pretenden imponer un gobierno proimperialista y dividir a la Fuerza Armada. Tienen un solo objetivo: apoderarse de la Guayana Esequiba, del petróleo venezolano, del Golfo, partir el país en 20 pedazos y repartirse las riquezas», denunció el mandatario durante un acto desde el Fuerte Tiuna, en Caracas.

Por esa razón, este jueves Maduro pidió al Ministerio Público que actúe «de manera expedita» sobre la denuncia formulada, porque considera que es «un delito de traición a la Patria pretender entregar el Esequibo».

«Por siglos, nuestro país ha luchado sobre sus legítimos derechos sobre el territorio de la Guayana Esequiba, fue arrebatada por el imperio británico y más temprano que tarde la vamos a rescatar por la vía del derecho internacional», apuntó el mandatario.

¿De dónde viene la disputa?

En 1899 ocurrió uno de los episodios más lamentables de la historia venezolana: el despojo de casi 160.000 kilómetros cuadrados de territorio producto de un laudo arbitral amañado entre Inglaterra y Estados Unidos. La disputa persiste hasta hoy.

Todo comenzó porque un naturalista, llamado Robert H. SchomburŽk, incursionó en ese territorio y empezó a fijar nuevos linderos, irrespetando los establecidos hasta 1835, que certificaban al río Esequibo como hito limítrofe para Venezuela. Poco a poco, sus expediciones patrocinadas por la Royal Geographic Society, pretendieron ampliar cartográficamente la colonia inglesa con la anexión ilegal de más de 203.000 kilómetros cuadrados.

Esas acciones, protestadas en varias ocasiones por Venezuela, llevaron al país suramericano a romper relaciones en 1887 con Gran Bretaña y, dos años más tarde, condujeron al fraude del laudo arbitral de París, de 1899.

Según las crónicas de la época, reseñadas en un ensayo de la Fundación Rómulo Gallegos, los ingleses no querían entenderse directamente con Venezuela porque consideraban que sus representantes eran «indios bananeros con olor a trópico» y «hombres de color semi bárbaros». Por eso decidieron hablar directamente con EE.UU., que terminó «representando» los intereses del país suramericano.

Así fue como los juristas norteamericanos Melville Weston Fuller y Davis Josianh Brewer negociaron «en nombre de Venezuela» con los representantes ingleses Charles Baron Rusell y Sir Richard Hens-Collins, en un laudo que tuvo como árbitro al ruso Fiódor Martens, quien no solo representaba los intereses de la colonia británica sino que convenció -por coacción- a la parte estadounidense a aceptar los linderos propuestos por SchomburŽk, refiere un documento de la época. El resultado de ese laudo amañado fue denunciado por Caracas, pero sólo fue hasta 1949 cuando un abogado norteamericano llamado Severo Mallet-Prevost, quien fungió como consejero del país latinoamericano en la negociación, reveló el fraude «producto de un reparto imperial sin basamento jurídico».