EN DATOS | Bloqueo criminal imperial contra Venezuela: guerra invisible multiforme, cruel, inhumana y criminal

por | 30 septiembre, 2020

La guerra no declarada, invisible, que ejecuta el Gobierno de Estado Unidos propicia que el pueblo venezolano no vea su accionar, pero, sienta los perversos efectos en su vida diaria, en el trabajo, las familias, los afectos y hasta en la conciencia.

Se trata, según el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, de una guerra para el cambio de régimen, multiforme, cruel, inhumana y criminal que se basa en una retórica hipócrita, un cínico discurso que se disfraza de democrático y de apostar a  las preocupaciones humanitarias, pero que esconde la más perversa ambición.

“Estados Unidos no quiere democracia, ni elecciones en Venezuela. Para poder sojuzgarnos, ejecuta un ataque dirigido a destruir nuestra economía, a arrasar las bases materiales que sustentan la vida de nuestro pueblo”, denunció el Jefe de Estado durante la presentación del proyecto de Ley Constitucional Antibloqueo para el Desarrollo Nacional y la Garantía de los Derechos Humanos, ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

A través del  bloqueo económico, financiero y comercial contra Venezuela ejecutado desde el 2015, la política de guerra imperial se materializa en el campo de la economía. Una agresión ejecutada por una organización criminal internacional que se desarrolla a través de la llamada política de “sanciones”, que son impulsadas por la extrema derecha venezolana con el apoyo de una élite supremacista imperial.

Se trata pues de una guerra como política de Estado que debe enfrentarse con una política de Estado, por ello, el presidente Maduro presentó esta Ley para proteger al pueblo.

Aquí te presentamos algunas consecuencias de esta criminal política imperial:

  • En cinco años, el bloqueo logró cortar de un tajo el financiamiento al país, impidiendo que el Estado disponga de las divisas, del oxígeno que requiere para adquirir alimentos, medicinas, insumos, repuestos y materia prima esenciales para la actividad económica.
  • El bloqueo impide obtener recursos para fortalecer el salario y los beneficios de los trabajadores, para alimentarnos, para salvar vidas, para educar a niños y niñas, para sostener el sistema de protección social de la población.
  • Entre 2014 y 2019, Venezuela experimentó la más brusca caída de ingresos externos de su historia. En seis años, perdió el 99% del volumen de ingresos en divisas. Es decir, de cada 100 dólares o euros que el país obtenía por la venta de petróleo en 2014, hoy obtiene menos de 1.
  • La caída de los ingresos externos de Venezuela se aceleró a partir de 2015 cuando inicia la persecución financiera contra PDVSA, que culmina en 2019 con el robo de CITGO, la operación de despojo más grande que se haya cometido en la historia reciente contra alguna nación del mundo.
  • Desde 2015 en adelante, el ritmo de caída de los ingresos externos de Venezuela se eleva a 30 mil millones de dólares al año.
  • Esta política criminal deterioró profundamente los equilibrios macroeconómicos, afectando severamente todos sus indicadores: las reservas del país, la balanza comercial, el Producto Interno, el índice de precios, la liquidez monetaria, las tasa de interés.
  • Se desató un implacable ataque al signo monetario; se indujo una crisis en el funcionamiento normal de los circuitos de producción, distribución y consumo de la economía productiva, creando de facto un proceso de informalización económica caótico y especulativo. Se afectó la economía real: la industria, el comercio, la producción agrícola.
  • Confiscación de los recursos y activos de PDVSA, incluyendo varias refinerías y la empresa CITGO, cuyos activos superan los 40 mil millones de dólares.
  • Entre 2014 y 2019, la producción petrolera de Venezuela cayó 66,5%. Para el año 2019 solo generamos un tercio del petróleo que producíamos en 2014.
  • Entre 2015 y 2019, Venezuela dejó de producir en total cerca de mil 195 millones barriles de petróleo, es decir: 1,19 millardos de barriles.
  • Estudios independientes estiman que las sanciones fueron responsables de aproximadamente 58% de la caída total de la producción de PDVSA desde 2015.
  • Ingreso no percibido por la República debido a la caída de la producción petrolera entre 2015 y 2019 se ubica en el orden de los 65 mil millones de dólares.

Impacto social

  • Indicadores sociales han sido afectados de manera importante: mortalidad infantil, niveles de nutrición de la población, consumo calórico, acceso a los alimentos, han sufrido el impacto de las medidas, o han sido en buena medidas determinados por los impactos del bloqueo.
  • Según los economistas estadounidenses Mark Weisbrot y Jeffrey Sachs las sanciones deben ser consideradas como un “castigo colectivo al pueblo venezolano” y sostienen que el bloqueo y las medidas coercitivas contra Venezuela son responsables de al menos 40 mil muertes en nuestro país en los últimos años.
  • Afectación al acceso a bienes y servicios para la población.
  • Asfixia en todos los niveles de vida.