Venezuela denuncia pretensiones de EEUU de adueñarse del espacio ultraterrestre y reafirma fines pacíficos y humanistas de sus acuerdos con China y Rusia

por | 16 agosto, 2019

La Conferencia de Desarme de la Organización de las Naciones Unidas (ONU-Ginebra), organizó una sesión temática dedicada a la Prevención de la Carrera de Armamentos en el Espacio Ultraterrestre. En su intervención, el embajador Jorge Valero. señaló que: “… compartimos, los señalamientos del embajador Li Song de China quien expresó que el Gobierno de Estados Unidos quiere adueñarse monopólicamente del espacio ultraterrestre; ya que considera que ese espacio es suyo, para, desde allí, amenazar los activos ultraterrestres de otros Estados”. 

El Diplomático bolivariano también compartió la preocupación expresada por el embajador Gennady Gatilov de la Federación de Rusia sobre la pretensión del Gobierno imperial de los Estados Unidos, “de colocar armas de destrucción masiva en el espacio ultraterrestre”, desafiando, así, la paz y la seguridad de la humanidad.

El embajador Jorge Valero destacó las virtudes de los acuerdos que Venezuela ha suscrito con la Federación Rusa y con la República Popular China. Acuerdos que están dirigidos a utilizar con fines pacíficos y humanistas el espacio ultraterrestre.

En ese sentido, el diplomático bolivariano señaló que, en septiembre de 2015, “mi Gobierno suscribió una Declaración Conjunta con el Gobierno de la Federación de Rusia, en la cual se establece que ambos países no serán los primeros en colocar armas de cualquier tipo en el espacio ultraterrestre. Igualmente, que aportarán todos los esfuerzos posibles a fin de evitar la transformación del espacio ultraterrestre en una arena de confrontación militar y garantizar la seguridad de las actividades espaciales”.

El embajador Jorge Valero, destaco, asimismo, el Acuerdo de Cooperación suscrito por el Gobierno Bolivariano de Venezuela con la República Popular China para el uso pacífico del espacio ultraterrestre, que está orientado al desarrollo de tecnologías espaciales para la promoción y desarrollo de las políticas sociales del Gobierno venezolano.

Dijo que, en el marco de este acuerdo, en octubre de 2008, se colocó en órbita el satélite Simón Bolívar. Posteriormente, en septiembre de 2012, fue lanzado desde territorio chino, el Satélite de observación remota Miranda (VRSS1), destinado a tomar fotografías digitales en alta resolución del territorio nacional, útiles para proyectos agrícolas y prevención de desastres naturales.

Señaló que, la Comisión Mixta Venezuela-China, reunida en Caracas en julio de 2014, adoptó un acuerdo para la construcción de un tercer satélite de percepción remota -llamado Antonio José de Sucre- en sucesión del “Francisco de Miranda”, que permitirá apoyar áreas estratégicas, entre las que se incluyen salud, energía, seguridad alimentaria, vigilancia de fronteras, planificación urbana y agrícola, entre otras.

“La República Bolivariana de Venezuela considera que la exploración y utilización del espacio ultraterrestre debe realizarse -exclusivamente- con fines pacíficos, en beneficio de todos los países, independientemente de su grado de desarrollo económico o científico, y sin menoscabo de la seguridad de ningún Estado”, dijo el diplomático venezolano ante la Conferencia.

El Representante del Gobierno Bolivariano en la ONU-Ginebra, añadió que: “El Estado venezolano considera el espacio ultraterrestre, como patrimonio de toda la humanidad, los países poseedores de una capacidad tecnológica espacial sobresaliente deberían renunciar al emplazamiento de cualquier sistema militar defensivo y ofensivo en el espacio ultraterrestre, garantizando, además, el suministro de información veraz sobre sus actividades en esta zona”.

El Embajador Jorge Valero, dijo que el Gobierno venezolano considera que “el Proyecto de Tratado, elaborado por la Federación de Rusia y China sobre la prevención del emplazamiento de armas en el espacio ultraterrestre, debe merecer la debida consideración de los Estados que integran la Conferencia de Desarme”. Señaló que, “sobre este particular, enfatizamos lo expresado en el documento final de la Reunión Ministerial del Buro de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados, celebrada en Caracas, los días 20 y 21 de julio de 2019”. Cumbre en la cual los países miembros del Mnoal, “rechazaron la declaración de los Estados Unidos en 2018”. Según la cual, “el espacio es un dominio de guerra” o “el próximo campo de batalla”.

En consecuencia, -subrayo el diplomático bolivariano- los países del Mnoal enfatizaron la necesidad urgente de comenzar el trabajo sustantivo en la Conferencia de Desarme, sobre la prevención de una carrera armamentista en el espacio ultraterrestre.

Por lo tanto, el Gobierno Bolivariano considera de suma importancia “el Proyecto de Tratado sobre la Prevención de la colocación de armas en el espacio ultraterrestre, la amenaza o el uso de la fuerza en contra de los objetos en el espacio ultraterrestre (PPWT), presentado conjuntamente por Rusia y China en la Conferencia de Desarme el 12 de febrero de 2008 y actualizado en 2014”, concluyó el Embajador Jorge Valero.